Artículos dedicados a bodas. En esta categoría te mostramos artículos dedicados a tu gran día, ideas, tendencias, protocolo y un sin fin de información destinada a que tu boda sea única, original y divertida.

Puede tomar meses (o incluso años) de planificación, pero su boda se volverá loca. Para capturar este día mágico y revivirlo una y otra vez, no hay nada mejor que las fotos. Además, tenemos varias ideas para hacer mágicas las fotos de tu boda!

Después de pasar días, semanas y meses preparando tu boda, el gran día por fin ha llegado… y algunos detalles todavía están por resolver, empezando por las fotos de tu boda. No los descuides, porque serán los recuerdos de ese día en particular. Dígase a sí mismo que sus hijos y nietos mirarán estas fotos mientras tratan de imaginar su boda.

¿Contrataste a un fotógrafo de bodas? ¡Increíble! Pero eso no significa que él se encargará de todo. Usted, sus invitados, su futuro esposo y usted mismo pueden capturar momentos que su fotógrafo puede no haber notado. Nada le impide también sugerir ciertas posturas o ciertos planos.

foto-boda-obligatoria2

1.- Una foto de la primera mirada

Esta es la primera vez que tu prometido te ve con tu hermoso vestido de novia, y marca el comienzo de tu boda. Un momento como este debe ser fotografiado. Un cliché que te muestra escondiendo los ojos de tu prometido es una visita perfecta de esta foto imperdible!

2.- Una foto de la lectura de sus votos

El intercambio de votos es LA secuencia emocional de una boda. Así que no dejes que este momento se te escape y lo captures en una foto. Puedes optar por la versión clásica inmortalizando a tu pareja, o pedirle al fotógrafo que tuerza las cosas fotografiándote mientras tu prometido hace sus votos y viceversa.

La emoción que se leerá en sus rostros cuando lean los deseos del otro no tiene precio.

3.- Una foto de tu primer beso como marido y mujer

¡Este es el primer beso que intercambian desde que eran marido y mujer! Por supuesto, se celebra y se inmortaliza gracias a una foto.
Para una toma sensacional, piense en los lanzamientos de globos, linternas, lentejuelas o plumas.

4.- Su primera foto como pareja casada

Chorros de pétalos de flores, lentejuelas o incluso arroz para los más tradicionales, su primera aparición como marido y mujer es un momento que debe ser inmortalizado en la foto.

5. Foto familiar casual

Para una foto original de su esposo y usted rodeados de sus padres, jueguen de manera informal tanto como sea posible abrazándose el uno al otro. Cada vez más popular, este cliché se inspira en la serie Modern Family.

6.- Una foto de sus tradiciones

Cualesquiera que sean las tradiciones que usted respete para su boda, es importante capturarlas en fotos. No sólo revela una parte íntima de su matrimonio y de su pareja, sino que también permite que las generaciones futuras continúen siguiendo estas tradiciones. En varios años, usted podrá explicárselos a sus nietos.

7.- Una foto de tu primer baile

Su primer baile como pareja casada es un momento esperado! No dejes a tu público al final y elige bien la canción con la que vas a bailar. ¿Quieres una foto original? Ponga su fe en la música y las coreografías que se salen de los caminos trillados!

8.- Una foto de ustedes dos prendiendo fuego a la pista de baile

Después de unas cuantas canciones y unas copas de champán, la boda y los invitados suelen pasar un buen rato en la pista de baile. No te has arreglado el pelo, ¿verdad? No importa! Una foto tomada a escondidas en ese momento no tiene precio!

9.- Una foto de ustedes dos cortando el pastel

De nuevo, esta es una foto clásica. Pero puedes sacudir los códigos inmortalizando el momento en que se alimentan unos a otros. No será la más elegante de tus fotos de boda, pero sin duda sonreirás cada vez que la mires.

10.- Una foto de ustedes dos mientras sus seres queridos están brindando

Sus reacciones a los discursos de sus seres queridos pueden valer oro! Risas, lágrimas de emoción, miradas cómplices: ¡estas fotos son imprescindibles!

11.-  Una foto de tus dos pies

Para un resultado más original, opte por una postura relajada. Sentado en un banco, con los pies cruzados o uno al lado del otro: cuanto menos hagas, más exitosa será tu foto.

12.- Una foto de tus manos

¡Ambos tenéis un anillo anular y se celebra con una foto! Para más originalidad, piense en los tatuajes lavables con agua y jabón que indican la fecha de su boda o una inscripción de boda amistosa como “lo hicimos” o más simplemente “sí”.

13.- Una foto de ustedes dos rodeados de sus seres queridos

Ok, es tu boda pero tus seres queridos también comparten tu felicidad así que inclúyelos en tus fotos! Para una toma original, pide a tus invitados que formen un corazón a tu alrededor, para que el fotógrafo pueda captar esta escena desde un punto más alto.

14.- Una foto de ustedes dos con su mascota

Médor, Boubou y Monsieur Moustache también se alegran por ti, así que no los dejes fuera! Una foto con ellos el día de tu boda te hará sonreír de por vida. Un pequeño moño alrededor del cuello y su mascota será la más elegante del montaje!

15.- Una foto de ustedes dos dejando su boda

Un cartel con la fecha de su boda, sus nombres y la foto original de la boda en él!
Otra opción: ¡el signo de agradecimiento! Y sí, no debemos olvidarnos de agradecer a nuestros seres queridos por este memorable día.

16.- Una foto de ustedes dos haciendo caras

No será el más elegante, pero será el que más te divierta y te haga reír más cuando lo veas más tarde!

¿Cuál es el secreto de las fotos de boda originales y exitosas? ¿Usted está impresionado por algunas fotos tan originales y de gran éxito? Sepa que el secreto está en tres palabras: ¡natural, espontáneo y divertido!

Así que, el día de tu boda, ¡diviértete como nunca antes! Olvídate del fotógrafo y las cámaras dejadas para tus invitados. Deja que te fotografíen inesperadamente! Estas fotos robadas serán probablemente las más bellas de tu álbum de bodas!

¡Inspírate con las fotos de boda más bonitas de Pinterest!

La figura de las damas de honor es una figura de gran ayuda para la novia durante la organización de la boda y la ceremonia.

En España todavía no es una figura que se vea muy a menudo, ya que es raro encontrar a alguien que asigne las damas de honor como tal, mas bien se designa a 3 o 4 amigas o familiares para que cumplan las tareas de la dama de honor y ayuden a la novia tanto en los previos como en el día de la boda. Al ser una labor que recae en personas tan cercanas no suele ser necesario nombrarlas damas de honor sino que es algo que suele darse por hecho.

La tradición dice que una de las obligaciones de la dama de honor es aguardar la llegada de la novia a la entrada de la iglesia para ayudarla con el velo y la cola del vestido al salir del coche.

También durante la ceremonia es la encargada de sujetar el ramo hasta la salida del cortejo, momento en el que volverá a entregárselo a la novia.

La tradición marca que las damas de honor deberían ser, solteras y de edad próxima a la de la novia, pero cada uno elige a las personas más cercanas y especiales para ella.

Si para ti la persona mas cercana es una hermana, prima o amiga ya casada no dudes ni un segundo que ella es la persona mas adecuada para acompañarte en el día de tu boda.

Cuando pensamos en damas de honor se nos viene a la cabeza la idea que tantas veces hemos visto en pantalla de un cortejo de chicas vestidas iguales, aunque no es necesario si es aconsejable que haya cierta unidad en cuando al color que elijan para su vestido, una opción muy interesante es que escojáis el mismo color y tela pero cada una adapte el vestido a sus gustos y estilo, logrando así evitar que alguien tenga que llevar un modelo con el que no se sienta cómoda.

Hoy vamos a hablaros de una de las tradiciones de las bodas, sin duda una de las más conocidas y es aquella que dice que “toda novia debe llevar el día de su boda algo nuevo, algo viejo, algo prestado y algo azul”. El dicho original es en inglés, de hecho la tradición proviene de la época victoriana, y en la lengua original rima “Something old, something new, something borrowed, something new”.

Algo Nuevo

Simboliza vuestra nueva vida en común. Llevar algo nuevo es sinónimo de traer felicidad y prosperidad al matrimonio.Ese día estrenaréis muchas cosas, zapatos, lencería… pero sin duda alguna, nosotras nos quedamos con el vestido como el algo nuevo.

Algo Viejo

Algo viejo simboliza el pasado de la novia, la vida de soltería que deja atrás para pasar a formas parte de una pareja es una forma de dar continuidad a la persona que eres aunque ahora pases a formar parte de una nueva familia. Puede ser alguna joya familiar que va pasando de generación en generación, un abanico o el mismo anillo de compromiso. Si sabes que en tu familia o la de tu marido existe alguna joya realmente espectacular que mejor momento que el día de tu boda para poder lucirla, además si es prestada te puede hacer la doble función.

Algo Prestado

Llevar algo prestado representa la amistad,lo ideal es que el algo prestado venga de manos de una buena amiga que esté felizmente casada con la finalidad de pasar esta suerte en el matrimonio a la nueva novia.Imprescindible devolverlo una vez pasada la boda. Puede tratarse del velo, un pañuelo, la liga, un tocado …

Algo Azul

Esta tradición tiene su origen en el antiguo Israel, donde las novias llevaban una banda azul que simbolizaba pureza, amor y fidelidad. Hoy en día, la costumbre se limita a llevar algo azul, pero sigue significando fidelidad y amor duradero. A nosotras nos parece una excusa ideal para poner un toque de color en el look de la novia, ya sea en los zapatos, el ramo, la liga o las gafas si las necesitáis. Y si el novio lleva el chaleco, la corbata o los calcetines a juego, tenéis la felicidad asegurada.

Buscando un poco en el pasado, un matrimonio se podía asemejar a un intercambio comercial. Tener un hijo varón era una bendición porque podría trabajar el campo y pastorear animales, garantizando la continuidad de la familia. Pero cuando se tenía una hija, ésta quedaría relegada a papeles secundarios dentro de la casa.

Un padre que tuviera una hija tenía que ‘casarla bien’ y muchas veces ni el novio ni la novia se conocían hasta el momento después de estar casados; el sacerdote les hacía intercambiar anillos y arras, pronunciaba “lo que Dios ha unido, que no lo separe el hombre” y después el novio quitaba el velo a la novia y lo que se encontraría debajo… imaginaos la sorpresa.

Las nuevas tendencias en las bodas de hoy

Pero de aquello hace mucho tiempo, el momento que vivimos ha cambiado. Ahora los novios son quienes deciden casarse, se van a vivir ‘en pecado’, preparan su proyecto y la boda juntos… pero la tradición de no verse antes de la boda, ese tabú del que hablamos hoy siguen corriendo por nuestra sangre no vaya a ser que la mala suerte…

Hoy le vamos a pegar una patada a la ‘mala suerte’, os vamos a animar a que hagáis el primer encuentro o ‘first look’. Para ello tenéis que buscar a un cómplice, quizá vuestro fotógrafo o videógrafo os pueda ayudar. Se trata de que os veáis con vuestra pareja, vestidos ya de novios, momentos antes de la boda para que tengáis una oportunidad única de decir os a los ojos lo mucho que os queréis, lo ilusionados que estáis y ya veréis como los nervios se van disipando. Imagínate que llega el novio a un lugar secreto y después por la espalda llega la novia.

first-look-primer-encuentro-bodas2

Fuera protocolos, un momento único entre tu pareja y tú

 

Tendréis la oportunidad única de poder tocar, admirar, desear y, cara a cara, contemplar a la persona que amáis vestida para la boda. Momentos para que os abracéis, beséis y después, antes de que cada uno se monte en su respectivo coche, os despidáis con una sonrisa y sobre todo con un “vamos a pasárnoslo bien”.

Aquí os dejamos una propuesta interesante para que disfrutéis de un momento único y del único momento de intimidad que estáis por vivir en el día de la boda. Un momento que quienes lo han hecho lo recomiendan a mil por cien. Una opción, como aquella de la preboda, que os dejará una marca mucho más grande de aquella que se sueña tener cuando la novia entra en la iglesia y ve al novio por primera vez; porque en ese momento solo os da tiempo a ver a la persona un momento, una sonrisa, nada de apasionados besos y ya comenzará el sacerdote con “En el nombre del Padre, del hijo y…”.